lunes, 13 de diciembre de 2010

Ha muerto la voz más bella del flamenco, Enrique Morente

Su corazón se ha parado esta tarde, pero nadie podrá acallar nunca su voz.
Anoche oí este poema que Joaquín Sabina dedicó a Morente
 Esa voz que se juega la vida
esos ojos llenando el vacío
esos dedos hurgando en la herida
esa liturgia del escalofrío.

Ese orgullo que pide disculpas
ese sentarse para estar erguido
ese añejo sabor de la pulpa
visceral del limón del olvido.

Esa revolución de la amargura
ese inventario de la mala suerte
ese tratado de la desmesura.

Ese como, ese que, ese hasta cuando
ese pulso ganado a la muerte
ese Enrique Morente cantando.

4 comentarios:

maría galan dijo...

Una verdadera pérdida, aunque yo no lo haya seguido mucho,todo el mundo lo tenía como un genio del cante!!!

isabelnotebook dijo...

Una gran pérdida para el mundo del arte.
Un besito María

marta bibiana dijo...

No entiendo el flamenco, no me llega, pero he lamentado su muerte, porque era un hombre muy entrañable.
Marta B

magadalena acero dijo...

Descanse en paz. Tenía una voz preciosa. ¡Era tan joven! Muy triste.
Magda

 
Black Arrow Nivel 8 12/12/09